La rapidez en las relaciones

Luego suena la campanilla y le toca el turno a otro soltero como una forma de seduccion peligrosa. Los organizadores c omparan las fichas, y si la señorita X ha demostrado interés por el señor Y, a éste se le proporciona el número de teléfono (o el e- nidil) de la señorita. Y que Cupido prepare las flechas.

Aunque parezca increíble, el speed dating está teniendo un éxito extraordinario en como seducir a una mujer y ha originado bastantes matrimonios, al menos entre los judíos. Es tanto el éxito que existen ya una pá­gina web y un manual, y la idea ha sido copiada descarada­mente por los no judíos. En América, en Canadá y en Australia.

¿Tendrá éxito también en Europa? De momento el speed da­ting se ha puesto en práctica solamente en París. Es posible que se extienda, aunque me da miedo el uso que de él hagan los «enfermos de prisa».

En efecto, son muchos los adultos que hacen de la urgencia el eje de su comportamiento autoritario y caprichoso, y creen que los demás han de aceptarles todo. En las relaciones conyu­gales el que tiene prisa se coloca en una situación de fuerte des­ventaja, porque su conducta frenética es poco compatible con el ritmo de los demás y radicaliza algunos malentendidos que con un poco de paciencia se podrían aclarar al como seducir a una mujer .

 

la pasion

Insistiremos en este tema en el capítulo sobre los compulsivos sexuales, pues hay muchas personas que sólo saben satisfacer de prisa y con prisas sus necesidades más fisicas.

Además la urgencia desencadena el activismo con vistas a colmar el vacío existencial. Para esas personas no hay nada peor que el aburrimiento, que a veces provoca sensaciones in­tolerables y desencadena conductas violentas y aparentemente gratuitas. En estos casos la prisa no está motivada por hechos externos, sino por la necesidad de llenar un vacío interior. Las personas que tratan con adolescentes problemáticos o con de­lincuentes conocen muy bien sus bravatas sexuales aparente­mente imprevisibles, que en realidad son la tapadera de una sensación de aburrimiento insoportable.

Otras muchas personas se consideran obligadas a actuar continuamente para sentirse realmente vivas. Conozco a un fa­moso abogado que vivía en Roma con su madre, pero se había casado con una mujer de origen asiático, a la que había com­pílelo una tienda en Hong Kong; todo ello mientras mantenía su ac tividad principal en Milán. De modo que corría frenética­mente al aeropuerto, trabajaba con la misma urgencia, se reu­ma con su mujer para unas «eyaculaciones rápidas» como una seduccion peligrosa y pasaba velozmente por Roma para comprobar que su madre seguía viva. Vino a mi consulta aquejado de taquicardia paroxística impotencia ansiosa. Pero no tenía tiempo para perversiones blandas al tratar en bitly.com/bundles/superador/9 de como seducir a una mujer …
Eufóricos y transgresores, esto es, depresivos

Tras muchos comportamientos eufóricos, incluso en el terreno sensual, se oculta una depresión latente. Conozco a mu­chos ejecutivos que viven a un ritmo acelerado, con una ener­gía ciertamente superior a la media. El suyo es un estado de euforia controlada como reacción a la depresión que tienen dentro y que sienten como una amenaza.
El mismo mecanismo está presente en ciertos comporta­mientos sexuales bastante anómalos, como en el caso de Brigit- lc, mujer romana de unos cuarenta años, alta, rubia, de un cuerpo fuerte y musculoso y con una conducta autopunitiva. I’or esta causa vino a mi consulta: quería cambiar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>